Alameda.- Datos de interés
Superficie: 64 Km²
Número de habitantes: 5.000 aproximadamente
Gentilicio: Alamedanos o Lameatos
Monumentos: Iglesia de la Purísima Concepción, Tumba de "El Tempranillo", Termas romanas y Necrópolis Calcolítica
Situación geográfica: Ubicada en la comarca de Antequera, dista 85 kilómetros de Málaga. Se eleva 432 metros sobre el nivel del mar.  
Información turística: Ayuntamiento, Plaza de España, 5. 29530.
Tlf: 952 710 025 Fax: 952 710 425.
Alameda se encuentra al norte de la comarca de Antequera, en el linde con la provincia de Córdoba. El camino más fácil para llegar a este municipio es a través de la autovía dirección a Mollina, pero también podemos ir a esta localidad a través de la carretera que nos lleva al cruce con la nacional 331 Córdoba-Málaga. El municipio toma el nombre del arroyo de los Álamos, siendo este lugar cruce de caminos y realengas entre Málaga, Sevilla y Granada. A su orilla se levantó la parroquia de la Purísima Concepción en el año 1663, edificada por el Marqués de Estepa. Al estar a mitad de camino entre estas ciudades era lugar donde hacían noche las diligencias y viajeros. Precisamente, fueron estas diligencias el objetivo del bandolero "El Tempranillo", cuya tumba está situada en la iglesia de Alameda. El casco urbano se edificó a lo largo de estas rutas, ampliándose posteriormente con urbanizaciones privadas o públicas. Los hallazgos arqueológicos encontrados en su término municipal son prueba de que Alameda fue base de asentamientos humanos desde el Paleolítico Superior (necrópolis calcolítica) y en el Neolítico (restos de cerámica). Estos poblados se van sucediendo hasta la época romana, cuyo emplazamiento coincide casi en su totalidad con el actual núcleo urbano. En esta época debió ser un punto estratégico, ya que tres de las calzadas más importantes pasaban por el término municipal. Tras el periodo romano se abre una época de gran desconocimiento de la historia de Alameda, tan sólo el hallazgo de un tesorillo del siglo VI que confirma la existencia de población visigoda. No es hasta el siglo XVI cuando entra a formar parte del Marquesado de Estepa, y es a finales del siglo XVII cuando comienza a recuperar la importancia que tuvo en épocas romanas.
A partir de la primera mitad del siglo XIX la nueva administración sitúa a Alameda en la provincia de Málaga y comienza su estructuración como hoy la conocemos.
FIESTAS
El calendario festivo de Alameda comienza la noche del 2 de febrero con la Noche de la Candelaria. Lo más característico de esta celebración son los fuegos, ya que encienden "candelas" en determinados lugares del pueblo, alrededor de los cuales la gente se calienta del frío y comparten productos típicos de la zona.
La Semana Santa comienza con la procesión de la Pollinica el Domingo de Ramos y continua desde el Miércoles Santo hasta el Domingo de Resurrección que cierra la semana con la Hermandad de la Sacramental que procesiona a Jesús Resucitado. El día 15 de mayo tiene lugar la Romería de San Isidro, fiesta que en Alameda tiene unas características muy particulares. Consta de tres elementos fundamentales, en primer lugar el 14 de mayo por la noche se realiza un concurso de calles, en el que varias de las calles del pueblo se adornan con motivos diversos, fundamentalmente flores, y esa misma noche se celebra una pequeña verbena. El día 15 se organiza el concurso de carrozas y la fiesta acaba el día 15 por la tarde con una comida en el campo. En agosto, se celebran las Fiestas Populares o Feria de Agosto. Son varios días de feria, de casetas, de vino y de bailes, las calles se adornan con faroles y luces y hay actuaciones de flamenco y grupos musicales.
GASTRONOMÍA
La gastronomía de Alameda se identifica plenamente con el mundo de la agricultura, con lo que las comidas más típicas de la zona son las que tradicionalmente han alimentado a las gentes de estos pueblos durante muchos años. Platos característicos son las salsas de almendra y de ajo, el arroz con conejo o liebre, y postres caseros como las gachas, las natillas, el arroz con leche y, por supuesto, los pestiños, roscos o mostachones. A lo que hay que añadir las magdalenas y los mantecados artesanales. Hay que tener presente que esta cocina tiene como componente básico el aceite de oliva, que es lo que da ese sabor tan característico a los platos de esta tierra. Respecto a las comidas más destacadas son la porra y las migas.