Arenas.-

Datos de interés
Superficie: 26,40 Km²
Número de habitantes: 1.326 aproximadamente
Gentilicio: Areneros
Monumentos: Iglesia de Santa Catalina, ruinas del Castillo de Bentomiz, Alminar de la pedanía de Daimalos y fuente árabe de Daimalos..
Situación geográfica: En el interior de la Axarquía, a 10 kilómetros de Vélez y 44 de Málaga. Se eleva 416 metros sobre el nivel del mar.
Información turística: Ayuntamiento, Plaza de la Ermita, 17. 29753.
Tlf: 952 509 005 Fax: 952 509 005.

Arenas se encuentra ubicada en la comarca de la Axarquía, a tan sólo 10 kilómetros de Vélez-Málaga. Llegamos a esta localidad por la carretera comarcal 117 que sale de Vélez. El trazado de la ruta hasta Arenas es tortuoso, por ser terreno montañoso, ya que el pueblo está enclavado en plena sierra de Bentomiz. A lo largo del camino podremos contemplar bellas vistas panorámicas tanto del mar como de la sierra. A medio recorrido entramos en el término de Arenas por la venta El Palomar, sin desviarnos del camino, dejamos atrás la antigua calzada romana, del siglo I antes de Cristo, que enlazaba la costa con Arenas. Esta calzada va paralela al cauce del río Seco en su margen derecho. Más adelante se encontrará con un grupo de cortijos y la cañada real. Estos aposentos fueron durante siglos parada y fonda de arrieros que transportaban pasas, vino y seda desde Arenas a Torre del Mar para ser distribuidos a Europa y Oriente. Ya en el núcleo urbano se adivina el pasado morisco de Arenas por el trazado sinuoso de sus calles. En la entrada nos encontraremos con un antiguo molino de aceite y un mural del prestigioso ceramista Virgilio González. El casco urbano está formado por estrechas callejuelas, plazas y rincones moriscos adornados con macetas y jardines. El pueblo tiene tres barrios muy característicos: el Barrio Alto o "Alto del Lugar", donde residían artesanos, herreros y alfareros; el centro urbano donde vivía la clase acomodada y donde se puede contemplar el Ayuntamiento y la plaza de la iglesia-mezquita, datada en el siglo XII, de origen almohade; el Barrio Bajo o "Cantarranas" por último, es el lugar donde vivía la gente humilde, trabajadores y pastores.
Desde cualquier punto del pueblo, que se encuentra a 416 metros de altura, se puede observar el pico Bentomiz, con los restos de la antigua fortaleza. Se puede subir a él a lomos de mulas o a pie y contemplar unas vistas maravillosas y si la meteorología lo permite divisar África.

FIESTAS
El calendario festivo de Arenas comienza en febrero con el Carnaval que, tras muchos años de prohibición ha renacido lleno de fuerza y participación ciudadana, siendo típica la formación de murgas y comparsas compuestas por vecinos de la localidad.
Durante los meses siguientes mantiene actividades de carácter más local hasta el mes de agosto, cuando tiene lugar la Feria y Fiestas en honor a Santa Catalina y San Sebastián, los días 10 y 12. En estos días el pueblo se engalana y los vecinos salen a la calle para celebrar una de sus fiestas más importantes. La Candelaria se organiza los días 7 y 8 de septiembre. Se encienden hogueras en los campos y los chicos obsequian a las chicas con castañas y aguardiente, según la tradición, cantando verdiales y fandangos y toques de zambomba, almireces y tapaderas.
DÍA DE LA MULA
En su defensa por la especie equina de la mula el pueblo de Arenas ha organizado la Feria de la Mula, que el pasado 12 de octubre celebró su cuarta edición y está organizada por la Asociación en Defensa de la Mula, el Ayuntamiento de Arenas y la Diputación de Málaga. Además de la muestra de cargas arrieras de cuartones y de leña para horno, el programa incluía el I Encuentro de Vinagres de Vino.
GASTRONOMÍA
La especialidad de la cocina de Arenas es el chivo frito adornado con salsa de almendras y las migas acompañadas de aceitunas y arenques. Un buen acompañamiento para estos platos es el vino dulce de la tierra. El gazpacho común es conocido como "colorao"; cuando sus ingredientes no están triturados, sino sólo picados se le llama "picao", que se acompaña de sopas de pan.
Como plato fuerte está el potaje de "cavaores", que se cocina con garbanzos y arroz en "amarillo", o el de Semana Santa con garbanzos, bacalao y habas. Uno de los platos más populares es el potaje de hinojos con habichuelas blancas, arroz y tropezones de chorizo.