Benaoján.-

Datos de interés
Superficie: 31.90 Km²
Número de habitantes: 1.700 aprox.
Gentilicio: Benaojanos
Monumentos: Iglesia Nuestra Señora del Rosario, Cueva de la Pileta, Cueva del Gato y Torre del Moro.
Situación geográfica: Ubicada en la Sierra de Líbar. Dista de Ronda 17 Kilómetros, a 573 metros sobre el nivel del mar.
Información turística: Ayuntamiento, Plaza de España s/n. 29370.
Tlf: 952 167 103 Fax: 952 167 337

El municipio de Benaoján está ubicado en la Sierra de Líbar lo que hace que la orografía del terreno sea bastante accidentada. Entre las cimas montañosas cabe destacar el pico de La Ventana, con 1.284 metros de altitud y el del Palo, que se eleva 1.373 metros. El término está bañado por el río Guadiaro al que afluyen el arroyo del Nacimiento y el Barranco de la Dehesa, con agua todo el año.
Las primeras huellas de asentamientos humanos en Benaoján datan de la prehistoria, como puede observarse en las pinturas rupestres encontradas en la Cueva de la Pileta. Pero a lo largo de la historia la zona ha sido visitada por más civilizaciones como los fenicios, romanos, visigodos, árabes y cristianos. Aún queda en pie, en frente de la estación, la Torre del Moro, prueba de la presencia árabe en la zona. De esta época es el origen del nombre del pueblo Ben-Oján, que para unos significa "hijos de Oján", (tribu berebere) y para otros "casa del panadero".
El Castillo de Benaoján se rindió a las tropas cristianas en 1485, pero los moriscos que continuaron en la villa se unieron a la rebelión del siglo XVI y una vez sofocada fueron expulsados de sus tierras.
En la actualidad, Benaoján es un municipio encantador que ha sabido adaptarse a los cambios sociales y económicos sin borrar sus raices. Para disfrutar de este enclave, el municipio tiene una amplia oferta de alojamientos rurales y hospedaje que cubren las necesidades de todos los públicos. Entre otros, tiene un albergue rural, un hotel y numerosas casas y cortijos rurales. Este fin de semana se presenta una buena ocasión para visitar este municipio, que va a celebrar la Verbena del Tren, en la que tendremos la oportunidad de probar la chacina benaojeña. La elaboración de este producto cuenta con cien años de tradición. La buena crianza de ganado porcino en unas condiciones naturales inmejorables, dan como resultado unos embutidos famosos más allá de las fronteras de la localidad

FIESTAS
Este fin de semana tenemos una buena oportunidad para visitar Benaoján y dejarnos llevar por el encanto de esta localidad. Hoy comienza la Verbena del Tren, en la Barriada de la Estación. Esta celebración se prolonga hasta el domingo, que se cerrará con una chorizada benaojeña en la que se prepararán alrededor de 80 kilos de chorizo y litros de sangría para degustación gratuíta y a la que están invitados todos los que quieran pasarse para probar este embutido exquisito. Además, se habilitará una piscina para refrescarse, si aprieta el calor. También se celebrarán actuaciones y bailes, entre otras actividades, que garantizarán la diversión para todo el público asistente.Otras fiestas de interés de este municipio son el 7 de octubre, festividad de la Virgen del Rosario y la que tiene lugar el 25 de abril, en honor a San Marcos.
GASTRONOMÍA
El conejo al ajillo y el gazpacho son dos de las especialidades gastronómicas que podemos probar en Benaoján. Pero hablar de comida en esta tierra es mencionar los productos derivados del cerdo, en todas sus variantes. La fabricación de chacinas cuenta con más de cien años de tradición en el municipio de Benaoján.
A la experiencia acumulada por tantos años hay que sumar la crianza de ganados porcinos en los frondosos encinares y las condiciones especiales del clima en la serranía. Como resultado, unos productos de primerísima calidad como los chorizos al vino y el lomo en manteca.
La industria chacinera es el principal motor económico de este municipio. Aunque también encontramos actividades en el sector de la agricultura como el cultivo del olivo, cereales y leguminosas. Sin embargo, este sector es superado con creces por la ganadería, que se centra en las cabañas de ovina, caprina y porcina. En cuanto a la artesanía, existen en Benaoján especialistas que trabajan el mimbre y la caña. Ésta es una tradición que se conserva, sobre todo, para la elaboración de enseres agrícolas.