Casares.-

Datos de interés
Superficie: 162 Km²
Número de habitantes: 3.500 aproximadamente
Gentilicio: Casareños
Monumentos: Ruinas de la fortaleza árabe, Cementerio, Iglesia de la Encarnación, Cuevas de Ballesteros, de Hedionda, de Crestelina y la del Gran Duque
Situación geográfica: Ubicado en la Serranía de Ronda y la Costa del Sol. Dista 104 kilómetros de Málaga. Se eleva 435 metros sobre el nivel del mar.
Información turística: Ayuntamiento, C/La Fuente, 91. 29690.
Tlf: 952 894 056 Fax: 952 894 017

Casares está considerado como uno de los pueblos más bellos de la provincia de Málaga. La riqueza de los yacimientos arquitectónicos y el entorno natural que lo rodea es tal, que en el año 1978 fue declarado Conjunto Histórico Artístico. La peculiar distribución de las casas en las calles intrincadas y escarpadas, le han valido a Casares la denominación de "Pueblo Colgante". Uno de los motivos de orgullo de este pueblo es haber sido la cuna de Blas Infante: "el padre de la patria andaluza". Desde los 435 metros de altura, podemos ver el estrecho de Gibraltar. Otra de las imágenes clásicas del pueblo es desde abajo, ver las casas montadas sobre la montaña trepando hacia la cima de la montaña. Sobre las ruinas del castillo, datado en el siglo XIII, se encuentra la primitiva parroquia de la Encarnación del siglo XVI. En estos parajes el Duque de Arcos pactó la rendición de los moriscos rebeldes. Como consecuencia del paso de todas las culturas a lo largo de la historia que poblaron Andalucía por Casares, ésta tuvo en tiempo de los romanos acuñación de moneda propia, además de los particulares Baños de la Hedionda, mandados construir, al igual que el resto del pueblo según narra la tradición, por Julio César en agradecimiento a la curación de una enfermedad cutánea que padecía, al bañarse en las aguas sulfurosas y alcalinas de esta ciudad. Los árabes también dejaron su huella en el Castillo, en torno al cual debieron surgir las alquerías que darían origen al actual núcleo urbano. En el año 1361, Pedro El Cruel y el destronado Mohamed V de Granada firmaron el llamado Pacto de Casares, por el que el rey moro recuperó su trono, quedando integrado Casares en el reino Nazarí. Casares se rindió a los Reyes Católicos tras la toma de Ronda en 1485, y fue cedida en señoría a Rodrigo Ponce de León, Duque de Cádiz. Las revueltas de los moriscos de la serranía, en las que participó activamente Casares, fueron reprimidas por Don Juan de Austria. Aquí se firmó el pacto que puso fin a las mismas entre el duque de Arcos y los cabecillas moriscos. En el año 1795 se produce la segregación de Manilva con privilegio de Villa. Casares se levantó contra la invasión de los franceses, siendo ésta la única villa, junto a Cádiz que no lograron tomar las tropas napoleónicas.

FIESTAS
En la primera quincena de agosto tiene lugar la Feria de Casares. El día de la patrona, la Virgen del Rosario, se celebra en la primera semana de septiembre y a mediados de este mismo mes la llamada Feria del Cristo. Una romería que trasciende el término municipal se celebra en honor de la patrona en el mes de mayo. Cabe destacar que en este pueblo se canta y se baila un peculiar fandango llamado casereño.
En el aspecto deportivo, el entorno natural de Casares nos permite la práctica del parapente y la escalada, además del senderismo y otros deportes típicos de montaña.
GASTRONOMÍA
La sopa casereña es el plato propio más típico de la localidad, aunque goza de una gastronomía amplia y variada en sabores entre los que podemos degustar el conejo a la montañesa con una salsa hecha de cebolla, tomillo, romero y laurel.
BLAS INFANTE
El padre del andalucismo nació en Casares el día 5 de julio de 1885, de padres casareños.
Acaba sus estudios de derecho en 1906 y tres años más tarde aprobó las oposiciones a notaría. Fue el impulsor principal de la Junta Liberalista de Andalucía, grupo de intelectuales que reclamaban "fortalecer la vitalidad de las regiones y municipios fomentando el mutuo conocimiento y la solidaridad ante los intereses comunes y la puesta en marcha de una actuación decidida que levante y regenere Andalucía para lo que es preciso fomentar el espíritu regional y la unión estrecha de todas las provincias andaluzas". Este texto forma parte de una de las conferencias que tuvieron lugar en Ronda en el año 1918 en el marco del Congreso Andaluz, se instituyeron la bandera andaluza, blanca y verde; el escudo y el himno, con letra íntegra de Blas Infante y músicca compuesta por un músico del pueblo de Cantillana.