Comares.-

Datos de interés
Superficie: 25,30 Km²
Temperatura media anual: 16ºC
Gentilicio: Comareños
Monumentos: Castillo de Comares, aljibe de la Meseta de Mazmúllar y la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Encarnación.
Situación geográfica: A 28 kms. de Málaga y 24 de Vélez
Información turística: Ayuntamiento, Plaza del Generalísimo, 1. 29195 Málaga.Tlf: 952 509 233

Comares se encuentra a caballo entre los Montes de Málaga y la Axarquía. Para llegar a esta terraza natural del litoral oriental malagueño, lo mejor es ascender por la carretra antigua nacional 340 que nos mete de lleno en los pinares del Parque Natural de los Montes de Málaga. El camino es sinuoso ya que iremos bordeando estos montes durante 35 kilómetros y en un ascenso de 739 metros sobre el nivel del mar, altura en la que se encuentra emplazado el municipio comareño.

Seguiremos este camino hasta llegar a la venta Galgwey, una de las más veteranas e históricas de este recorrido. En este punto giramos a la derecha en dirección a Comares. Dejamos atrás la frondosidad de los Montes de Málaga y nos encontramos con cultivos, árboles diseminados y bastantes cortijos, muchos diseminados en la parte baja de los valles.
Al poco tiempo divisaremos Comares, prendido de la montaña y entonces comprenderemos por qué es conocido como uno de los mejores balcones de la Axarquía malagueña.
Pero antes de llegar a nuestro destino, no podemos dejar de observar como, a ambos lados de nuestro camino vamos pasando pequeñas ventas y puntos de abastecimiento, herencia de ser éste una de las vías de comunicación más importantes de la provincia de Málaga hasta hace poco.
Desde la venta de Los Ventorros, tenemos una mágnífica vista de la Mesa o Meseta de Mazmúllar. Se trata de un paralelepípedo macizo que dista 2 kilómetros del pueblo y en el que se han hallado restos de un asentamiento o poblado árabe del S.IX y un aljibe declarado monumento histórico.
Después de este alto en el camino, avanzamos hasta entrar en el pueblo. Subimos hasta la plaza del Ayuntamiento, fin natural del camino ya que está ubicado en lo alto de la cuesta y sobre el Tajo desde donde podemos contemplar unas vistas de la Axarquía que sorprenden y cautivan a todos los visitantes.
El núcleo de Comares es pequeño pero encantador. Calles estrechas, fachadas encaladas, ventanas enrejadas con macetas de geranios. Podemos pasear dejándonos llevar por el laberinto de sus calles y nos iremos encontrando con restos de antiguos asentamientos árabes.
De la Comares vieja quedan restos del castillo que fue primero fortaleza romana y después fortaleza árabe; una iglesia del S.XVI y la parroquia de Nuestra Señora de La Encarnación que merece la pena visitar.
En los alrededores de Comares podemos ver un terreno quebrado y montuoso, destacando dos grandes promontorios que se conforman como auténticos baluartes naturales: el mismo recinto del casco urbano y el cerro de Mazmúllar. El río de la Cueva bordea el municipio, siendo éste el mayor y más importante cauce de agua. Este río, a su paso por las tierras de Comares, recibe el aporte de barranqueras y arroyos.

FIESTAS
Comares celebra sus fiestas los días 25, 26 y 27 de agosto, en honor a San Hilario de Poitiers. El 14 de enero es la fiesta del patrón de la villa y su imagen es procesionada por sus calles, concluyendo el festejo con una verbena popular amenizada por las pandas de verdiales. La noche del 7 de septiembre celebra la Fiesta de las Candelas. Especial atención merecen los verdiales de Comares que se diferencian de los que se dan por la zona del pantano del Agujero -El Túnel-, Matagatos, los Pintaos, Barranco del Sol, es decir, de los de los Montes porque tienen un estilo más particular al ser más rápidos de ejecución. Además guardan un ritmo instrumental más melodioso con el laúd como novedad introducida no hace muchos años. Las pandas de este pueblo suenan siempre en primer lugar por la calidad artística de sus integrantes.
GASTRONOMÍA
Las especialidades culinarias de Comares son el gazpachuelo y la sopa de puchero. Por su cercanía a la Axarquía sus platos son típicos de esta comarca malagueña. En invierno, son típicos las sopas como la cazuela de patatas, la sopa de tomate y pimiento y el "ajocolorao". Durante la época estival, se consumen más sopas frías como el gazpacho y el ajoblanco. El vino dulce de la tierra completa la oferta gastronómica. Los productos manufacturados más típicos son las vestimentas y atuendos que llevan las pandas de verdiales, especialmente los espectaculares sombreros. Cabe destacar también los trabajos de esparto como sandalias o bolsos para uso doméstico o agrícola.