Jimera de líbar.-

Datos de interés
Superficie: 27,10 Km²
Número de habitantes: 400 aproximadamente
Gentilicio: Jimeranos
Monumentos: Iglesia parroquial, Finca del Tesoro y parajes naturales del entorno
Situación geográfica: Enclavado en la Serranía de Ronda, entre Cortes de la Frontera y Benaoján. A 26 kilómetros de Ronda.
Información turística: Ayuntamiento, Pza. Virgen se la Salud s/n. 29392.
Tlf: 952 180 004 Fax: 952 180 107 .
El término se divide en dos núcleos urbanos: el pueblo, en la parte más alta, rodeado de encinares y olivares; y a 2 kilómetros de éste, La Barriada de la Estación, en la ribera del río. Jimera del Líbar, que no Jimena como muchos se confunden, se encuentra enclavada en uno de los parajes más bellos de la Serranía de Ronda. El paraje natural del entorno lo conforman el Valle del Guadiaro y el Parque Natural de la Sierra de Grazalema.
El nombre de Jimera deriva de la denominación árabe Inz Almaraz o Ximera, que significa Castillo de Mujer. Poco se sabe de los orígenes del municipio. Excepto los datos del entorno de la Cueva de la Pileta, en Benaoján, que hacen pensar que esta zona estuvo poblada en el Neolítico. Por otra parte, en la Finca El Tesoro, a 4 kilómetros del núcleo urbano, se han encontrado restos de lo que debió ser una necrópolis fenicia con piezas de cerámica y joyas pertenecientes a un ajuar funerario. Los romanos también poblaron estas tierras, prueba de ello es la calzada que unía el Campo de Gibraltar con la ciudad de Acinipo. De la época árabe queda el nombre, aunque no quedan evidencias claras de la existencia del castillo, salvo el cementerio árabe que se halla bajo los cimientos de la actual iglesia. En 1485 pasa a manos cristianas, al efectuarse la conquista de Ronda por los Reyes Católicos, siendo su término incorporado al de esta ciudad pasando a tener el nombre de "Lugar de Ximera de Líbar". El entorno natural de este municipio lo convierte en un paraje idóneo para practicar el turismo rural en cualquier época del año. La tradición se ha unido a las nuevas tendencias sociales y Jimera se ha adaptado perfectamente, cuenta con un número importante de albergues rurales, hoteles, campings o cabañas para alojar a todo aquel que quiera acercarse a la zona. Además tendrá la oportunidad de degustar los sabrosos platos de la cocina tradicional, así como admirar prácticas artesanales con materias naturales como el mimbre, las varetas de olivo, caña y madera, así como la elaboración de licores y repostería.
FIESTAS
En el mes de agosto Jimera celebra la Feria y Fiestas en honor a su patrona La Virgen de la Salud. Entre los actos más destacados están el traslado de la Virgen desde la Capilla de la Estación al pueblo y la procesión de la Virgen por las calles de Jimera acompañada de todos los vecinos. Además de los eventos religiosos, también se organizan bailes, concursos y diversión para todo el que quiera acercarse. Siguiendo el calendario anual, la próxima fiesta la tenemos en noviembre, es la de los Santos, con el "tostón" de castañas en la plaza del pueblo. En Nochebuena se celebra la Candelaria. A finales de febrero las "brujas" se pasean a medianoche por las calles de Jimera para celebrar el Carnaval. Ya en mayo y junio, tenemos la Romería de la virgen de la Salud, de la Barriada de la Estación y las Cruces, con la subida a la Cruz Ventura.
GASTRONOMÍA
La cocina de Jimera tiene un marcado sabor tradicional en la que abundan los potajes y platos fuertes. Los cocidos, las migas o las sopas de vinagre son algunos de estos platos, pero también tenemos las tortillas de tagarrinas o espárragos trigueros.
En el capítulo de los postres destaca la miel de romero sobre hojuelas, los roscos de vino, roscones, huevos "nevaos", suspiros y magdalenas, todo ello acompañado con una copa de zarzaparrilla, una bebida muy propia de la zona junto a la mistela.
ARTESANÍA
Jimera es un pueblo que ha hecho de la recuperación de las tradiciones un arte y uno de los mayores atractivos turísticos para los visitantes.
Los trabajos artesanales típicos de esta zona son los trabajos de mimbre, varetas de olivo y caña y cestos y escobas de palma, entre otros. También son propias de Jimera las alpargatas de pita, los cuencos y cucharas de madera y las banquetas de corcho, así como la elaboración de licores y repostería tradicional que no pueden faltar a la mesa.