Moclinejo.-

Datos de interés
Superficie: 14,80 Km²
Número de habitantes: 1.100 aproximadamente
Gentilicio: Moclinejenses
Monumentos: Iglesia de Nuestra Señora de Gracia, Fuente de la Plaza de El Valdés, Manchón de las Minas.
Situación geográfica: Situado en el interior de la Axarquía, a 25 kilómetros de Málaga. Se eleva 451 metros sobre el nivel del mar.  
Información turística: Ayuntamiento, Plaza de España, 7. 29738.
Tlf: 952 400 586 Fax: 952 400 505.
Aunque pertenece a la Axarquía, no en vano es conocido como la Puerta de la Ruta de la Pasa. Moclinejo está más cerca de Málaga que de Vélez. El camino más directo es a través de la autovía y una vez pasada La Cala del Moral ya veremos las indicaciones que nos llevan directamente a nuestro destino.
El núcleo urbano, de origen árabe, está formado por casas de una o dos plantas de mampostería y pizarra. Las calles, aunque asfaltadas, conservan el trazado sinuoso y anárquico de sus orígenes.
Todavía podemos encontrar en algunos rincones hornacinas en las fachadas de algunas casas, que cobijan la imagen de algún santo. El centro vital del pueblo se encuentra en la Plaza de España. Es un espacio abierto, amplio y adoquinado, limitado por el Ayuntamiento, la espalda de la iglesia y los principales edificios de la villa.
Según algunos historiadores, su nombre se deriva del término árabe Moclin, que significa lugar de distrito. El término municipal de Moclinejo fue escenario de un hecho histórico de trascendencia en el desarrollo de la conquista, que dio nombre a la Hoya de los Muertos o Cuesta de Matanza. En 1483, Mulay Hacen es destronado de Granada y se refugia en el castillo. La actitud provocadora de los árabes altera a los cristianos, quienes trataron de darle un escarmiento, pero los moros arremetieron con fuerza desde lo alto y diezmaron a las huestes cristianas. El triunfo dio un gran prestigio a Mulay Hacen.
Más tarde, integrado en el reino de los Reyes Católicos, Moclinejo conoce cierto auge gracias a la explotación de sus viñedos, pero estos quedaron destruidos tras la plaga de la filoxera del año 1878, que comenzó en este municipio para, más tarde, extenderse porel resto de la provincia de Málaga.
En la actualidad, el pueblo ha recuperado el cultivo de la vid que vuelve a ser la base de la economía de sus habitantes, junto a la producción, casi artesanal, del aceite de oliva. El vino y sus pasas son reconocidos por su calidad más allá de sus fronteras.
FIESTAS
A finales del mes de agosto comienzan las Fiestas en Honor de San Bartolomé, a la sazón patrón de Moclinejo. El comienzo de la feria se anuncia el jueves con una tirada de cohetes a las ocho de la mañana. Esa misma noche, tendrá lugar la procesión de San Bartolomé por las calles del pueblo. El programa del día siguiente comenzará a las ocho de la mañana con una carrera de cintas infantil en biciletas y otros juegos. A partir de las doce de la noche dará comienzo la Noche Flamenca y el domingo se celebrará una misa rociera a partir de las doce de la mañana. La fiesta terminará a las dos y media de la madrugada con una tirada de fuegos artificiales y bailes. Otras fiestas de interés de Moclinejo, son la Representación de Vida y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo el Viernes Santo, con la participación de todo el pueblo. Y el Domingo de Resurrección tiene lugar el tradicional huerto en el que los jóvenes roban las macetas de los vecinos para decorar las plazas de la localidad. Es una celebración con una gran carga emotiva y de gran impacto visual. El primero de abril se celebra en la pedanía de El Valdés las Semanas Culturales de El Valdés y Moclinejo. Y la misma pedanía celebra las fiestas en honor a su patrona la Virgen de Lourdes el 21, 22 y 23 de julio. En Navidad, tienen lugar los encuentros pastorales.
GASTRONOMÍA
En cuanto a la gastronomía, cabe destacar sus caldos dulces del terreno, provenientes de las pisadas de septiembre. El vino de Moclinejo es de color acara-melado, espeso y de alta gra-duación, viene muy bien para acompañar los platos típicos co-mo las migas, el bacalao cocido o la sopa de maimones. Una mez-cla de carne y vino es el solomi-llo a la pasa. Y más propios de los meses estivales son el ajo-blanco y el gazpachuelo, espe-cialidades gastronómicas y una delicia para el paladar de ve-cinos y foráneos.